Ver las estrellas

Que uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde es una tontería como una casa de grande. Las pérdidas, cuando suceden, no tienen nada que ver con lo que se ha querido. Por eso yo recuerdo, a veces, cosas que nunca tuve. Solamente de ese modo se pude saber lo que se ha…

Belistea, la Bella Durmiente

Mientras Augusta y Flavia lloraban la desgracia de la Princesa, el silencio se hizo en todo el castillo. Habrían jurado que el alma en pena caminaba por los aposentos de los reyes se había parado a descansar.

Allele

Yo no sé medir el tiempo, pero si tuviera un reloj estoy segura de que me habría parecido muy tarde. Yo fui una privilegiada, si queremos decirlo así. Mientras asesinaban, mutilaban, violaban y torturaban, me mantuve bien escondida; mi mente me mantuvo a salvo. Tomaron mi cuerpo también, pero mi mente siempre estuvo muy lejos de…

36

La bruma de aquella mañana era espesa, difícil. De camino al gimnasio, Alicia pensó que tal vez habría sido mala idea ir, que las nubes siempre le causan dolor de cabeza y que era probable que se le mantuviera todo el día.

Lo que te conté mientras te hacías la dormida

Sonaba la voz ronca de Amaia Montero en la radio del coche. El disco, que apenas si tenía un par de meses, estaba ya a medio estropear. Mi minidisc me acompañaba a todas partes y en esa edad en que la música es más importante que respirar aún no se habían inventado los Mp3.

Meningitis Española

Para cuando la enfermedad había llegado a la ciudad ya contábamos por miles a los cadáveres. En las calles de la capital era fácil verlos apilados en montones de diez o quince hombres en cada esquina. Barcelona había sucumbido al virus mucho antes que Marruecos o Londres. Hay quien dice que es por lo que…

Las fiestas de los jueves

Felisa ya no peinaba canas. Las horas de quimioterapia pasaban tan lentas como lo había hecho el resto de su vida. Primero cuidando de sus hermanos, luego de su padre y, por último pero no menos importante, de su madre. A ella la odiaba, pero nunca le importó a nadie.

Comportamiento ejemplar

Siguiendo la trama de la novela a la que estaba tan enganchada, Dora se sentó a ver su serie. Ella decía que no era un culebrón ya que no tenía manufactura latinoamericana sino de los Estados Unidos. Era profesora de matemáticas en un colegio. -Pero ¿y eso qué más da, Dora? –preguntaba su marido sin…

Bruno cruzó la carretera sin mirar

Bruno cruzó la carretera sin mirar. No es un chiste, no era un tomate ni una gallina ni nada que pudiera causar risa. Al fin y al cabo, aquel hombre se había pasado doce años y ciento treinta y nueve días en la cárcel. Acababa de escapar de allí y sabía que podrían encontrarlo en…

Carmelita, la pobre mujer

El otro día mi difunta abuela Carmelita se me apareció. Y a las siete y nueve minutos de la tarde, su hora de merendar. Ella siempre le gustaba tomar una galleta María y un café descafeinado con leche a esa hora. Sé lo que estás pensando, si merendaba a esa hora ya probablemente no cenaba,…

La princesa Hattajak

Cuando tuvieron que huir de su castillo, los reyes de Blystian tuvieron que dejar muchas cosas atrás. Sus coronas de brillantes preciosos talladas en oro puro, los mantos de piel de animales tintados en colores llamativos o zapatos incómodos pero hermosos con tacones altos y telas rígidas.

El matrimonio Hess

Las casas felices son aquellas en las que los adultos son un poco niños. En las que los juegos no sólo son para los dientes de leche y las galletas se comen más rápido de lo que se preparan. Por eso nadie habría dicho que en la casa de la familia Hess sus habitantes eran…