Las fiestas de los jueves

Felisa ya no peinaba canas. Las horas de quimioterapia pasaban tan lentas como lo había hecho el resto de su vida. Primero cuidando de sus hermanos, luego de su padre y, por último pero no menos importante, de su madre. A ella la odiaba, pero nunca le importó a nadie.

Comportamiento ejemplar

Siguiendo la trama de la novela a la que estaba tan enganchada, Dora se sentó a ver su serie. Ella decía que no era un culebrón ya que no tenía manufactura latinoamericana sino de los Estados Unidos. Era profesora de matemáticas en un colegio. -Pero ¿y eso qué más da, Dora? –preguntaba su marido sin…

Bruno cruzó la carretera sin mirar

Bruno cruzó la carretera sin mirar. No es un chiste, no era un tomate ni una gallina ni nada que pudiera causar risa. Al fin y al cabo, aquel hombre se había pasado doce años y ciento treinta y nueve días en la cárcel. Acababa de escapar de allí y sabía que podrían encontrarlo en…

Carmelita, la pobre mujer

El otro día mi difunta abuela Carmelita se me apareció. Y a las siete y nueve minutos de la tarde, su hora de merendar. Ella siempre le gustaba tomar una galleta María y un café descafeinado con leche a esa hora. Sé lo que estás pensando, si merendaba a esa hora ya probablemente no cenaba,…

La princesa Hattajak

Cuando tuvieron que huir de su castillo, los reyes de Blystian tuvieron que dejar muchas cosas atrás. Sus coronas de brillantes preciosos talladas en oro puro, los mantos de piel de animales tintados en colores llamativos o zapatos incómodos pero hermosos con tacones altos y telas rígidas.

Las uñas pintadas de mi suegro

—Una de las últimas cosas que le vi hacer a mi padre –dijo en una ocasión Samuel-, era que pintarse las uñas. Lo hacía en un tono tan suave que a nadie se le hubiera nunca ocurrido que lo hacía, pero yo que le veía cada semana lo sabía perfectamente. Lloraba desconsolado ahora en mi…

El matrimonio Hess

Las casas felices son aquellas en las que los adultos son un poco niños. En las que los juegos no sólo son para los dientes de leche y las galletas se comen más rápido de lo que se preparan. Por eso nadie habría dicho que en la casa de la familia Hess sus habitantes eran…

Alicia

Alicia, mientras se bebía la cerveza, no pensaba que la hiciera sentir tan pequeña. Los frutos secos que la acompañaban no la hicieron crecer. O no de ese modo, al menos. Teo le había invitado a esa tercera y cuarta copa porque esperaba llevársela a la cama, mirando el reloj con prisa. Y ella, que…

Blade Runner

Las luces brillaban tanto que, incluso en las afueras parecían las seis de la tarde. La cerveza que teníamos en la mano no discutía de su apertura, poco le importaba la hora. Después de todo, es su destino, ¿no? Ser bebido. Como el de todos nosotros. Su barba picaba la luz como pocas cosas he…

Mejor morir de pie que vivir de rodillas

Las manos de Ander eran, hoy, distintas a cualquier otro día. Traía un palo en la mano pero esta vez no sería para pegarme a mí con él. Tania, su hermana pequeña, le había desobedecido otra vez y tenía que castigarla. Maldito bicho de niña, cuando los padres de mi marido murieron tuvo que venirse…