En todos los refugios hay un Tiger

En todos los refugios había un perro como él. Era grande y fuerte. Con un cuello en el que se habría tragado sus penas de haber sabido llorar. Con las orejas llenas de cicatrices, en el mejor de los casos. “¿Y en el peor?” habría preguntado Luis. “Bueno, en el peor de los casos”, habría…

Yo tengo mi secreto

Gertrudis sobrevive más que vive. Tiene 78 años y vive en la calle. Cuando la ven, algunos de los vagabundos de su albergue le dicen que no saben cómo ha podido vivir tantos años en esa vida, pero ella les sonríe y dice entre los pocos dientes que le quedan: – Yo tengo mi secreto.