Abel, Abel, Abel

“Cuando sea mayor de edad me iré de casa” se repetía Abel desde los doce años. Sus padres nunca le habían pegado ni maltratado, simplemente sentía que no encajaba en aquel lugar. Era hijo único, de modo que todo el cariño o desidia que tuvieran sus padres hacia él no podía ser repartido. Y era…

Te toca pasillo

Se aburre, mucho. Julio piensa en lo insignificante que es todo, que puede llegar a ser una vida, cuando no hay nada que hacer un viernes por la noche. Ha quedado con una amiga, pero el interés no le come por dentro, no lo devora como si no pudiera hacer otra cosa más que verla….