Blade Runner

Las luces brillaban tanto que, incluso en las afueras parecían las seis de la tarde. La cerveza que teníamos en la mano no discutía de su apertura, poco le importaba la hora. Después de todo, es su destino, ¿no? Ser bebido. Como el de todos nosotros. Su barba picaba la luz como pocas cosas he…